LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Madrid retrasa el inicio de las clases en
algunos niveles para una vuelta al cole
semipresencial y con menos alumnos por
aula

Díaz Ayuso se compromete a contratar a más profesores de
forma temporal, hacer 100.000 test y reducir las ratios de las
aulas

Más profesores, menos ratios y una vuelta al cole escalonada. Isabel Díaz
Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, y el consejero de
Educación, Enrique Ossorio, presentaron este martes las líneas generales
del regreso a las aulas despejando algunas dudas y generando otras: ¿es
posible poner esta marcha un plan cuando faltan 10 días para comenzar el
curso? Los representantes de los directores de Primaria y Secundaria,
Óscar Centeno y Esteban Álvarez lamentan que un borrador así llegue tan
tarde y sin haber contado con ellos. Ayuso aprovechó para dedicar un
guiño a los sindicatos, a los que pidió que desconvocaran la huelga del
profesorado que anunciaron la semana pasada prevista para los primeros
días “por el bien de las familias”. Los representantes de los docentes
recibieron con cierta satisfacción el plan, pero con cautela, por lo que de
momento mantienen los paros.
Ayuso ha anunciado este martes que su Gobierno invertirá 370 millones
de euros en contratar a 10.610 nuevos. La presidenta anunció una
inversión de 370 millones de euros en contratar a 10.610 nuevos
profesores de forma temporal. Sin embargo, los números esconden
algunos matices: 2.662 serán destinados a centros concertados, 600 ya
estaban previstos en el plan sectorial de 2018 y 1.117 en el de refuerzo
presentado el 29 de julio. El número real de profesores a contratar se
reduce a 6.231, lejos de los 11.000 que pedían los sindicatos para empezar
el curso con garantías. También se reducirán los ratios de las aulas y harán
100.000 test de anticuerpos al personal. Con 1,2 millones de alumnos no
universitarios bajo su competencia, la propuesta de la líder regional es que
los alumnos de Infantil hasta segundo de la ESO acudan a las aulas de
manera presencial y a partir de ese curso, lo combinarán con clases
telemáticas. Su vuelta a los colegios, en todo caso, será escalonada entre
el 4 y el 28 de septiembre, y se retrasará con respecto a lo previsto para
los alumnos de 4o, 5o y 6o de Educación Primaria (que no empiezan el 8,
sino el 17 de septiembre) y los de 1o y 2o de la ESO (pasan del 9 al 18 de
septiembre). La gran mayoría de comunidades descarta retrasar el inicio
de curso y se comprometen a ofrecer máxima presencialidad. La
Comunidad de Madrid financiará su inversión con fondos propios y del
Estado, adaptará edificios municipales y usará módulos prefabricados para
ganar espacio. El uso mascarillas será obligatorio a partir de los 6 años (si
la situación epidemiológica mejora, a partir de los 11).
Estos son los principales cambios decididos para cada curso por la
Comunidad de Madrid, que financiará su inversión con fondos propios y
del Estado, adaptará edificios y usará módulos prefabricados para ganar
espacio, y hará obligatorio el uso de mascarillas a partir de los 6 años (si la
situación epidemiológica mejora, solo se deberá llevar a partir de los 11
años).

  • El primer ciclo de Educación Infantil (de 0 a 3 años, casi 93.000 alumnos)
    de 1.393 colegios, comenzarán las clases presenciales el viernes 4 de
    septiembre.
  • Los alumnos del segundo ciclo de Educación Infantil, y de 1o, 2o y 3o de
    Educación Primaria, que son 407.000, comenzarán las clases presenciales
    el día 8 de septiembre, con un máximo de 20 alumnos por clase, cuando
    hasta ahora se permitían 25.
  • Los alumnos de 4o, 5o y 6o de Educación Primaria, que son más de
    220.000, comenzarán las clases presenciales el 17 de septiembre, con un
    máximo de 20 alumnos por clase, cuando hasta ahora se permitían 25.
  • Los alumnos de 1o y 2o de la ESO, que son 151.600, comenzarán las
    clases presenciales el 18 de septiembre, con un máximo de 23 alumnos
    por clase, cuando hasta hora se permitían 30.
  • Los alumnos de 3o y 4o de la ESO, que son más de 135.000, comenzarán
    las clases el 9 de septiembre, con carácter presencial entre una tercera
    parte y la mitad del horario semanal. El resto serán clases telemáticas.
  • Los alumnos de Bachillerato, que son más de 108.000, comenzarán las
    clases el 9 de septiembre, con carácter presencial entre una tercera parte
    y la mitad del horario semanal. Y los alumnos de Formación
    Profesional, que son 105.000, comenzarán las clases el 18 de septiembre
    en el caso de la FP básica y de grado medio y el 28 de septiembre la FP
    superior, con carácter presencial entre una tercera parte y la mitad del
    horario semanal.
    Los centros privados no están obligados a cumplir lo relativo al calendario,
    pero sí deben cumplir lo relacionado con las ratios establecidas, según
    fuentes de la Consejería de Educación.
    ”No hay más remedio que iniciar la vuelta a las clases en la fase dos′′, ha
    seguido sobre las cuatro etapas que había previsto para la vuelta a las
    clases, reguladas en función de la evolución de la pandemia, y ahora
    modulables en cada centro y municipio según evolucione la pandemia. “La
    contratación de los profesores va a ser temporal, en tanto en cuanto lo
    exijan las circunstancias”.

”El coordinador de covid de cada colegio será una figura fundamental”, ha
ampliado el titular de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero. “Se tratará que la
vida de un colegio se restrinja lo menos posible aunque se detecte un
caso”, ha añadido. “Las decisiones se tomarán caso a caso”.
El plan, que incluye la compra de 6.000 cámaras y 70.000 ordenadores
para facilitar las clases online, se adaptará a la evolución de la pandemia
del coronavirus, que vuelve a azotar Madrid, donde ha provocado más de
15.000 muertos y 100.000 contagios desde marzo. El servicio de comedor
se mantendrá ofreciendo la posibilidad de ampliar los turnos, que se
utilicen las aulas como comedores y que los alumnos puedan llevarse la
comida a casa. También se reforzará el transporte escolar con el fin de que
puedan mantener las distancias de seguridad.
Para auscultar cómo afectan esos cambios en la incidencia de la
enfermedad a las aulas, la Comunidad hará un estudio serológico con más
de 42.000 pruebas a alumnos y profesores en septiembre, diciembre y
marzo. Ese examen se unirá a los más de 100.000 test de anticuerpos que
se hará en las próximas semanas al personal docente y no docente de los
centros. Además, durante el curso se prevé hacer pruebas periódicas a los
profesores y alumnos considerados como población de riesgo, se
flexibilizarán los horarios, y se tomará la temperatura a diario a todos los
asistentes a los centros para aplicar el protocolo covid-19 en caso de
fiebre. Además, el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha avanzado
que ofrece al Gobierno regional espacios municipales como bibliotecas,
parques y polideportivos para dar clases fuera de los colegios.

SE MANTIENE LA HUELGA

Los directores piensan que el plan forma parte de la “improvisación” y
lamentan no haber formado parte de la solución, como en otras
comunidades, como la Valenciana, en la que la administración se ha
reunido todo el verano con directores, profesores, sindicatos y
representantes de los padres para elaborar un plan ambicioso. “Esto tenía
que haber llegado hace un mes. Ahora solo sabemos que todo lo que
habíamos avanzado en julio no sirve para nada”, lamenta Álvarez,
presidente de Adimad (Asociación de Directores de Institutos Públicos de
Madrid). “Realizar una entrada escalonada no nos sirve de nada. El día 9
tenemos que tenerlo todo preparado igualmente”. Además, el director del
instituto Sierra de Guadarrama en Soto del Real lamenta “que no sepan
hacer bien las cuentas”. “Han puesto ratios de 23 alumnos para clases de
40 metros cuadrados para que mantengan las distancia de seguridad, pero
es que tiene que ser en todos los sentidos. De verdad que es sencillo de
hacer: salen 17 o 18 alumnos por aula”.
Tanto CC OO como UGT aplaudieron que la administración les haya
escuchado gracias a la presión ejercida con la convocatoria de huelga,
aunque insisten en que no se fían que cumplan con lo prometido.
Esperarán, por tanto, a tomar una decisión sobre los paros. “Tenemos que
verlo con hechos y firmado en un documento”, avisó Isabel Galvín, de CC
OO. “Desconvocar la huelga ahora sería un tremendo error”, añadió
Teresa Jusdado, de UGT. “Nosotros pedíamos la presencialidad en todos
los cursos y eso lo seguíamos manteniendo”.
Eso mismo sigue defendiendo los representantes de los padres de la FAPA
Francisco Giner de los Ríos. “Para empezar han puesto mal todas las
edades de los cursos lectivos de los documentos. ¿En manos de quién
estamos que no saben ni eso?”, lamenta Carmen Morillas, presidenta de
la asociación, que ha anunciado que la federación de Ampas está
consultando con los servicios jurídicos si se puede obligar a niños 3o y 4o
de la ESO a realizar clases semipresenciales. “No estamos en estado de
alarma y esos cursos educativos son obligatorios, por lo tanto la asistencia
a clase también”, ha espetado. También ha criticado un plan “lleno de
lagunas” y las medidas de flexibilización anunciadas para las etapas de
infantil y Primaria “si lo solicitan los centros”. “¿Cómo se supone que se
van a organizar los padres que han matriculado a sus hijos en un centro en
parte por los horarios?”, ha dicho. “¿Hay alguna evidencia científica que
haya revelado que el coronavirus no ataca en un horario continuo y sí en
uno partido?”.

Fuente: El País.

El FC Barcelona deja más solo a Leo
Messi

Ronald Koeman descarta para su nuevo proyecto a Luis Suárez,
que siempre ha ejercido como muleta emocional del argentino

Cuando Pep Guardiola decidió que Ronaldinho y Deco no podían seguir un
día más acudiendo a las instalaciones del Barcelona, un miembro de la
entonces junta directiva presidida por Joan Laporta se preguntó: «Ni uno
ni otro son la mejor influencia para Messi. ¿Pero ahora quién se va a
ocupar de él?».
El argentino acababa de cumplir 21 años y sus silencios ya inquietaban. En
el club ya le habían visto desesperarse la noche en la que el Barça de
Rijkaard ganó la Champions de París y Messi, que no jugó aquel partido,
rechazó salir en la foto. La depuración de sus primeros mentores no solo
no le condicionó, sino que le permitió liberar su liderazgo futbolístico.
Con los años encontró apoyos clave en la caseta como el ex portero José
Manuel Pinto -quien exprimió su carrera como azulgrana-, el brasileño
Dani Alves, viejos amigos de La Masia como Gerard Piqué o Cesc Fàbregas,
o futbolistas a los que siempre agradeció la ayuda prestada en su ascenso
y permanencia en el estrellato, como Xavi, Iniesta o Sergio Busquets. Jordi
Alba, quizá su mejor intérprete en el último lustro, también acabó
formando parte de su grupo de confianza. Aunque ninguno de ellos
alcanzó nunca el estatus de Luis Suárez, gran muleta emocional de Messi
de la que el Barcelona ha decidido desprenderse.
Primero fue el mate. Después, la vida. El acercamiento de sus familias, de
costumbres reposadas y paralelas. Las vacaciones. Las horas preparando
asados en sus mansiones contiguas de Castelldefels. Las mañanas en la
puerta del colegio y las horas perdidas entre chascarrillos de carretera,
compartiendo coche en tantas idas y venidas. Bajo el manto de Pepe
Costa, el gran protector del argentino en el club, nadie en el club se había
atrevido hasta ahora a cercenar la alianza de Messi con Luis Suárez,
inquebrantable durante las últimas seis temporadas.
Para el gobierno de Josep María Bartomeu, tan inmovilista como
temeroso, siempre fue un tema tabú. Por mucho que los problemas
físicos del uruguayo limitaran cada vez más su aportación al equipo. A
Ronald Koeman, en cambio, no le da miedo mancharse las manos. Tanto la
contratación del técnico holandés como la firmeza con la que está
tomando sus primeras decisiones han permitido a Bartomeu echarse un
tiempo a la bartola sin que nadie repare ya demasiado en él. También se
trataba de eso.
Y Koeman no está dispuesto a perder el tiempo. Tres días después de que
el entrenador intentara convencer a Messi de que debe ser el pilar de la
reconstrucción aun a riesgo de perder por el camino a amigos y
compañeros estructurales, el héroe de Wembley hizo la llamada que nadie
quería hacer. Fue la emisora RAC1 la que avanzó cómo Koeman le
comunicaba oficialmente a Suárez que no formaba parte de su
proyecto. Algo que el uruguayo, de 33 años, ya esperaba. Nadie le había
mandado la planificación del regreso a los entrenamientos. Por mucho
que tenga contrato hasta el 30 de junio de 2021, con una cláusula en la
que aún podría renovar hasta 2022 siempre y cuando jugara el 60% de
partidos la próxima temporada.

FÓRMULAS PARA LA RESCISIÓN

El Barcelona, según explicaron fuentes ejecutivas del club a este diario,
busca fórmulas para alcanzar un acuerdo de finiquito (su salario anual
neto ronda los 17 millones de euros) que no convierta en traumática su
salida. Otra cosa será cómo pueda resolver la ecuación del puesto dado el
impacto goleador de Suárez. Por algo es el tercer máximo anotador
histórico de la entidad (198 goles en 283 partidos), superando a futbolistas
legendarios como Kubala. La viabilidad para la contratación de Lautaro
Martínez, futbolista que siempre rindió mejor como segunda punta, ni
mucho menos está clara. De ahí que nadie se plantee la marcha de
Griezmann.
La purga de Koeman, de no haber un cambio radical de postura, no afecta
a más tótems. Ivan Rakitic (contrato hasta 2021), Arturo Vidal (2021) y
Samuel Umtiti (2023), los otros tres futbolistas a los que el técnico ha
pedido que busquen una salida, forman parte de una clase media sin
impacto directo en el corazón de la hinchada. Rakitic pasó a ser un
jugador espectral desde el verano pasado. Arturo Vidal, titular en Anfield y
Lisboa y metáfora del caos, siempre tuvo buen cartel para opositar a una
venta. Mientras que Umtiti se quedó a vivir en la enfermería desde que
priorizara el Mundial de Francia a su rodilla.
El desconcertante contrato de Jordi Alba (aún le quedan cuatro
temporadas más) imposibilitaba tanto una salida que Koeman se ha
convencido de que quizá no tenga mejor candidato para el puesto.
Mientras que Sergio Busquets, si acepta que debe dejar paso a Frenkie de
Jong, podrá seguir formando parte del equipo.
Messi, con todo, aún debe decidir si merece la pena continuar.

Fuente: El Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.