Windows 95: el sistema operativo que llevó a
Microsoft a la cima cumple 25 años

El sistema operativo instauró
el botón de inicio y la barra
de tareas, aún hoy presentes
en Windows 10

En 1995 Microsoft puso en marcha una campaña masiva de marketing con
motivo del lanzamiento de Windows 95, uno de los sistemas operativos más
esperados de la historia. El primer spot de televisión contaba con el tema de
los Rolling Stones Start me up en referencia al botón de inicio (start, en
inglés). El sistema, lanzado hace justo 25 años, supuso precisamente el
debut del menú inicio y también de la barra de tareas, que aún a día de hoy
siguen utilizándose en millones de ordenadores del mundo con Windows 10,
la última versión del sistema operativo de Microsoft.
Windows 95 incluía herramientas para gestionar el almacenamiento y los
recursos del ordenador. “Una de sus características fundamentales fue que
permitía a los desarrolladores ofrecer software con una interfaz de usuario
unificada y sencilla”
Cuando Microsoft lanzó Windows 95, “se sabía ya enormemente poderosa y
había ganado ya mucho dinero con las versiones anteriores de Windows”. La
campaña masiva de marketing de su nuevo producto estrella estaba en
parte dirigida al usuario final, pero en la práctica el usuario final “no tenía
opciones”: “Era prácticamente imposible adquirir un ordenador que no
viniese con Windows 95 preinstalado, así que, en realidad, los destinatarios
de la campaña eran los fabricantes de hardware, que preinstalaban el
sistema, trasladaban una parte del coste al usuario y pagaban a Microsoft
por la licencia”.

Fuente: El país.

La economía verde busca trabajadores formados

El tejido empresarial aún no
ha comprendido que necesita
capacitar a sus empleados
para competir en la carrera de
la descarbonización

Los objetivos que marca Europa para la economía verde son ambiciosos; la
legislación aprieta y, por primera vez, el asunto importa al mundo financiero.
Pero España está lejos de ser competitiva si sus empresas no aceleran la
descarbonización. El nuevo paradigma que lidera el Pacto Verde
Europeo demanda líderes dispuestos a invertir en reconvertir a sus
trabajadores. Pero lo que debería ser una urgencia, está aún lejos de ser la
norma.
“La transición obliga a cambiar los planes estratégicos de las compañías; la
presión legislativa, las exigencias sociales y financieras demandan otra
economía y hace falta capacitar al personal para hacerlo posible”, resume
Isabela del Alcázar, responsable de sostenibilidad de IE University. Su opinión
es compartida por Gorka Espiau, director ejecutivo del laboratorio de innovación
Agirre Lehendakaria Center: “La ola de cambio que lidera la UE exige una
transformación; las empresas que no sean capaces de formar a sus
trabajadores y adaptarse no serán competitivas”. Del Alcázar mantiene que “de
nada servirá, e incluso será un riesgo, si se ve como un ámbito
complementario, debe inundarlo todo, rediseñar procesos y formar a
trabajadores”. Hoy, la economía verde es más teórica que real; aunque, según
el IE, el 62% de los ejecutivos considera que una estrategia de sostenibilidad es
necesaria para ser competitivo y otro 22% que lo será en el futuro. Entre los
que se ponen en marcha está Álvaro Cabrera Egaña, consejero delegado de
Kendu, especializada en imagen en el sector retail. Su fórmula no fue la
aplicación de una hoja de ruta sostenible, que existe y se actualiza en línea con
los Objetivos de Desarrollo Sostenible; “lo primero era cambiar la filosofía de
empresa y el trabajo en equipo” y, por tanto, la formación interna. Desde hace
unos meses los equipos son multidisciplinares y todos implementan asuntos
relativos a la descarbonización. “Creemos que es un error crear un
departamento aislado de sostenibilidad; se debe empezar por crear otra forma
de entender los equipos y hacerla transversal y, para ello, cambiar la fórmula
de trabajo y de capacitación”.

Fuente: El país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.