La Selección consiguió ayer la clasificación directa para el Mundial de Catar al imponerse a un rival que últimamente nos tenía tomada la medida. La fase de clasificación empezó torcida con aquel empate contra Grecia. Al final, tenemos final feliz. El choque no iba a ser fácil porque a Suecia le iba la vida en ello. En cierto modo, se trataba de una auténtica final. Un choque áspero donde se iba a repetir el mismo patrón de encuentros anteriores: la Selección acapararía la posesión, y el rival estaría agazapado atrás aprovechando cualquier oportunidad para montar una contra y meternos el miedo en el cuerpo. Conociendo a Luis Enrique, la Selección no iba a salir a conformarse con un empate. Aunque eso signifique a veces correr riesgos de más, el estilo no se negocia. Así, el choque tuvo numerosas ocasiones para ambos equipos, pero el marcador no quería moverse. Después del descanso, más de lo mismo. España se iba haciendo con el control del partido, aunque los suecos estuvieron cerca de darnos más de algún intenso, pero andaban faltos de puntería. La Selección siguió buscando la victoria aunque el empate fuese suficiente para clasificarse, y finalmente esta llegó con un gol de Morata. Ya no había dudas, España estará en Catar. Terminado el choque, la Selección celebró sobre el césped la clasificación casi como si fuera un título. No deja de ser un éxito, teniendo en cuenta que la Portugal de Cristiano Ronaldo tendrá que enfrentarse a una dura repesca en el mes de marzo. Recordemos que hace cuatro años Italia, que todavía no ha hecho los deberes, se quedó fuera.

Por hablar un poco del Mundial, recordemos que se disputará entre los meses de noviembre y diciembre, dada la imposibilidad de jugar en verano por esas latitudes. Algo que ya se sabía cuando se procedió a la elección de la sede, pero los petrodolares mandan. Será la última edición tal y como la conocemos porque el formato cambiará en la edición de 2026. 48 selecciones serán de la partida a partir de entonces, algo que también se barajó para 2022, pero que hubiera sido una locura en el pequeño país asiático. Empieza la cuenta atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.