No pudo ser. Es una pena, pero el fútbol tiene estas cosas. España hizo un gran partido, quizá el mejor de la Eurocopa, y sobre todo obligó a jugar a los italianos a lo que no querían, pero estos demostraron que tampoco se les ha olvidado defender. Y esta forma de jugar es tan legítima como cualquier otra. El partido transcurrió más o menos como se hubiera esperado hace unos años. No hay que olvidar que la edad de oro del fútbol española arrancó con una victoria en los penaltis precisamente ante Italia. Las dos selecciones hicieron lo que se supone que mejor saben hacer. España buscó el triunfo con su estilo basado en la posesión y los pases en profundidad. Italia, defendiéndose y achicando agua, y aprovechándose de algún contragolpe. Ambos estilos igual de valiosos y meritorios, teniendo en cuenta que ninguna de las dos selecciones que hoy se batían en duelo contaba como gran favorita al empezar el torneo Morata esta vez no fue titular en lo que podría interpretarse como un ataque de entrenador de Luis Enrique. Más tarde volvería a ser protagonista para lo bueno y para lo malo. Pues eso, que el primer tiempo ofreció lo que cabría esperarse, a pesar del paso adelante en su juego que había dado Italia en esta Eurocopa. Merito de Roberto Mancini que ha dado un lavado de imagen a Italia, que tocó fondo tras encajar un 3-0 de España en el Santiago Bernabéu en septiembre de 2017. Este resultado condujo a Italia a la repesca y acabaron por quedarse fuera del Mundial. Con el marcador inicial se llegó al descanso, y en la reanudación, en la enésima pérdida evitable que tuvo España, Federico Chiesa marcó un golazo en el minuto 59. Y todo parecía perdido porque si algo sabe hacer bien Italia es defender un resultado. Luis Enrique dio paso a Morata y el partido dio paso a un ataque a la desesperada de España y al cerrojazo de Italia, que tuvo alguna que otra para sentenciar pero ahí estaba Unai Simón para mantener las esperanzas de la Selección. En el minuto 80, fruto de una jugada muy elaborada, Morata marcó el empate y el partido siguió el guion previsto. Cualquiera de los dos pudo ganar antes de llegar a la prórroga, quizá España lo buscó más, pero la falta de gol sigue lastrando a un equipo, que, por lo demás, es muy ilusionante de cara a un futuro. Por cierto, en el mes de octubre habrá la posibilidad de revancha en la fase final de la Liga de Naciones. Eso sí, Italia hará de anfitrión. En la prórroga, España siguió buscando el gol de la victoria mientras Italia quizá buscaba más los penaltis, pero también tuvo la posibilidad de llevarse la victoria en alguna de sus peligrosas contras. En la segunda parte de la prórroga, casi no se jugó a nada. Llegó la tanda de penaltis, y Unai Simón ilusionó al detener el primer lanzamiento, pero Dani Olmo mandó el balón a las nubes en el suyo. En el cuarto lanzamiento, Morata tiró bastante mal y Donarumma le adivinó la atención. Y aquí acabó la participación de España en la Eurocopa. A la tercera prórroga cayó la vencida, pero al revés.

Ha habido de todo, un positivo en vísperas del debut, una primera fase donde nos vimos fuera, declaraciones desafortunadas de algún que otro miembro de la expedición, una goleada que sirvió para calmar ánimos, un error del portero que a muchos les hubiera arruinado la reputación para mucho tiempo, una remontada, una contrarremontada, dos tandas de penaltis, cada una con un resultado… Aún así, buen rendimiento global de una Selección que a poco que se arreglen ciertos desajustes puede llegar muy arriba. Ganar es muy difícil, y además siempre hace falta un puntito extra de suerte que hoy no lo hemos tenido, pero hay un Mundial a un año y medio vista, y España no va a llegar como favorita, pero si como seria candidata. Hay material. En otros tiempos alguien podría decir aquello de jugamos como nunca y perdimos como siempre, pero cuando España ganaba también tuvo mucha suerte en momentos puntuales, pero con un equipo un poco más maduro, soñar es factible. Mientras tanto, a disfrutar de otra semifinal bastante resultona, y después de la final. Quien no se consuela…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.